GASTROPLASTÍA VERTICAL CON EL SISTEMA DE APOLLO®





¿En qué consiste?

Esta técnica consiste en la aplicación, por vía endoscópica (a través de la boca), de varias suturas transmurales continuas a lo largo de toda la pared gástrica, para reducir la capacidad del estómago. Intenta reproducir la reducción gástrica realizada quirúrgicamente, pero de forma menos invasiva sin incisiones externas. Con las suturas se consigue reducir el tamaño del estómago y retraso en el vaciamiento gástrico provocando que el paciente presente mayor saciedad tras la ingesta de menor cantidad de alimento.



¿Cómo se realiza?

En el procedimiento se emplea un endoscopio flexible y un aparataje especialmente diseñado para ello (sistema de OverStitch® (Apollo Endosurgery, Inc., Austin, TX), (fotos)

Se realiza bajo anestesia general, con intubación endotraqueal y con profilaxis antibiótica (dado que las suturas se realizan a través del espesor total de la pared gástrica), y con insuflación de CO2.

Después del procedimiento se quedará ingresado durante unas horas para control, siendo dado de alta tras comprobar que no existen complicaciones. Se puede iniciar la tolerancia a líquidos a partir de las 4-8 horas.




¿Cuáles son sus ventajas?

La técnica presenta ventajas sustanciales, pues al no ser necesaria la apertura del abdomen se reduce el dolor post-procedimiento, disminuye el riesgo de infección pues no existen heridas externas, contribuye al aspecto estético por ausencia de cicatrices visibles, la recuperación es más rápida y las estancias hospitalarias son más cortas o en régimen ambulatorio.




¿Tiene efectos secundarios?

Tras el procedimiento se pueden presentar náuseas, distensión y dolor abdominal. Como principal incidencia de la intervención destaca el sangrado, que suele ser autolimitado por la misma presión de las suturas sobre el tejido.
Inmediatamente tras finalizar el procedimiento se le empezará a administrar tratamiento para reducir lo máximo posible dichas molestias, que mantendrá en los días siguientes tras el alta y que permitirá en la mayoría de los casos realizar una vida normal a los pocos días.




¿Puede ser un procedimiento adecuado para mi?

Esta técnica se recomienda especialmente a aquellos pacientes con IMC comprendidos entre 30 y 40 kg/m2, ó IMC superiores en los que se rechace o se contraindique la cirugía. Puede también ser realizada en los pacientes en los que el balón intragástrico no les haya funcionado.

No obstante, la mejor opción de cada técnica ha de ser valorada a nivel individual, considerando no sólo el peso, sino al paciente en su globalidad, teniendo en cuenta otros aspectos que puedan ayudar a tomar la decisión.



¿Cuál es su eficacia?

La pérdida de peso siempre dependerá de cada caso, y será determinante que el paciente haya adoptado a largo plazo cambios en su estilo de vida relacionados con la alimentación y el ejercicio.
Es imprescindible señalar que el proceso de pérdida de peso no finaliza con la realización de la técnica, sino que es fundamental complementar la técnica endoscópica con el cumplimiento de las medidas dietéticas estrictas, ejercicios y recomendaciones que le sean indicados.
Es por tanto muy dependiente de cada paciente y del grado de cumplimiento.


Copyright Unidad Digestiva 2020.
Todos los derechos reservados.